miércoles, 5 de abril de 2017

Trinchera y fueguitos

Armemos trincheras contra la oscuridad. Contra estos arrebatadores de la alegría.
Preparemosla con mucho fueguito interno, calentemos el alma un poco de este invierno final.
Vayamos preparándonos y cuidándonos, pensándonos, aliviándolos. Deseando que algún día el idiota se  avive.
Y quisiera que seamos muchos más, pero todos no nacimos para interpretar, hay quienes solo vinieron a repetir.
Educar y creer que todo tiene algo maravilloso, que es un desafío el pensar al cual uno no debería renunciar nunca.

sábado, 25 de marzo de 2017

Sin respuestas

Las respuestas o lo similar a ellas a veces son malas consejeras porque nos encierran y de vez en cuando nos entorpecen la mente.
Saberse de memoria la vida o el deber o por donde ir nos deja poco lugar para el vuelo, para la aventura, para ese asombro inicial.
Quiero parecerme o ser un poco más ingenua, creer y confiar y encontrar donde estar y que el dolor o el mirar y cuidarme ya no haga falta.
Tal vez hace falta buscar lugares más espirituales.
Las superficies de placer diría algún viejo disco de ese bendito rock que amo, me deja en un lugar desprotegido, un lugar de urgencias, de contestar y ser torpe, controvertidamente torpe.
Y allí en el oscuro engranaje de responder, porque te cuento aunque no sea necesario, este engranaje nos sacude la lengua y nos obliga a contestar sin pensar. Como si la reflexión fuera para energúmenos.
Entonces las respuestas vienen a ser esas malditas incoherentes que te enseñan desde chiquito a vivir una vida de capital y derecho. De leyes y ciudadanía, de hombres y mujeres de un bien que tanto daño sigue provocando.

martes, 10 de mayo de 2016

Plagio a Dario

Esto del bien y del mal (Vuelve Nietzsche a encontrar un lugar en mis textos) ¿Qué es? ¿Acaso se puede llegar a definir de que se trata El Bien y de que se Trata El Mal?
¿No es acaso un acto de discriminación delimitar lo que esta Bien y lo que está Mal? o ¿Qué es el bien y qué es el Mal?
¿No es acaso otra forma más de excluir?
¿No es acaso un eufemismo más para decir elegantemente sin sonar hirientes, ellos y nosotros?
¿Y el loco? ¿Dónde lo dejamos? ¿En el bien o en el mal?
¿El pobre, tiene nociones de bien y de mal? Y si las tuviera ¿Acaso importa a la sociedad sus propios parámetros?
Al que excluimos, al que invisibilizamos a diario, al que no le damos voz, al que estigmatizamos. Acaso ¿nos interesa si hace el bien o si hace el mal? ¿Tiene un sentido hablar del bien o del mal cuando alguien esta sufriendo?
¿Sirve pensar al bien y al mal o se puede llegar a prescindir de ambos?

Y si no hay???

Estoy aquí pensando lo pequeño de mi aporte, lo grande de este encuentro, el tamaño de esta suerte. Solamente este instante, que puede ser perdurable o ahogado por el olvido.
Mientras posas tu vista en este texto (simple acto llamado lectura), me voy perdiendo en tus ojos. A través de mi interior que se mezcla con esto exterior a través de este puente que generan las palabras.
Y no se que pensarás, y eso me genera un gran motor que renueva mi inquietud, ese instinto primitivo de cualquier ser humano. Lo que lo acerca al conocimiento. Aunque muchos se queden siempre en el camino, sea por comodidad, por imposibilidad o por fastidio.
Pero bueno, seguís acá sos bastante insistente veo. Me gusta, me atrae, me provoca un suspiro un no se que. O algo metafísico. Un más allá con palabras del acá. Un irme a otro sitio pero a través del pensamiento. Tu idea de lector me sumerge a un mundo imaginario, un mundo sin leyes, que prescinda de leyes. Un mundo apartado de todo este mundo saturado de mundaneidad. Cortas con mi idea de mundo.
Creo, a esta altura que no es por placer que te quedas. Creo, a esta altura que buscas un significado, una identidad, una vulnerabilidad, un texto mal escrito, alguna falta de ortografía, algún punto incorrecto, alguna falla. Algo mal.
Y de eso se trata lo humano, lo demasiado humano (Nietzsche siempre merodeando) el buscar también lo malo, el desconfiar, aquella vieja sospecha de que siempre hay más.
Y si no hay?

domingo, 17 de abril de 2016

Lobo suelto

Entre la luz y la oscuridad te encontré, mire hacía un punto fijo y descubrí un color demasiado imaginario para describirlo con tan solo palabras.
Abrazas mis virtudes, me enterneces el alma, vuelvo a convertirme en una ser humana demasiado imbécil, demasiado dulce. Muy a pesar de mis espantos.
Quiero tu boca en mi, dentro de mí, todo el tiempo quiero tu quiero, tu forma, tu sentido, tu voz, tu pelo, tu furiosa manera de tocarme. Como ese lobo tan zarpado en suelto, loco y voraz por donde una mire, y por este campo llamado cuerpo, que lo recorre con sus garras y sudor.
No quiero parar la marcha de esto que es, pero que a la vez podría dejar de ser, y que definitivamente eso que en vilo nos mantiene, eso, es precisamente por lo que morimos y derretimos la piel.

A veces creo que no existís, y lloro, y me lleno de furia. Pero abro los ojos y siempre volves, con tu aullido, tus pelos, y tu boca de lobo feroz, de hambre de amor, de hombre de lunas, de música y de tejidos milenarios. Un antes y luego siempre ese después y mi castigo a solas.

domingo, 28 de febrero de 2016

Siempre mi luz en la oscuridad (JPF)

No habrá Protocolo que los frene. ¿Cómo habrían de expresar en cinco minutos la interminable tragedia de sus vidas?

domingo, 24 de enero de 2016

una palabra multiples significados

Ya no me hieren, ya no me lastiman tus gritos. Encontre la forma de deshacerme de vos a la distancia.
Te vas e insistis con quedarte. La quietud, el insistir es una respuesta impronunciada por vos.
Que el amor, que el necesitar, que el extrañarte.
Ya no hay historia, ya no inventes más por favor.
Adios?